Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Cuando nos compramos un vehículo nuevo, lo primero que se nos viene a la cabeza es asegurarlo a través de un todo riesgo sin franquicia, por lo menos, los primeros años. Gracias a la gran oferta existente en el mercado, podemos hoy contratar una póliza a todo riesgo sin franquicia a precio de terceros.

Compañías telefónicas como GÉNESIS, LÍNEA DIRECTA ASEGURADORA, FÉNIX DIRECTO, DIRECT SEGUROS, etc, son aquellas aseguradoras donde obtendremos un seguro a todo riesgo sin franquicia al menor precio.

Tan sólo tendremos que llamar a cualquiera de estas compañías y comparar sus presupuestos con aquellos que obtengamos de compañías generalistas como MAPFRE, REALE, GENERALI, HELVETIA ó PLUS ULTRA entre otras, cuyas Sucursales físicas probablemente las tengamos en nuestra ciudad o capital de provincia.


A muchas personas lo que les interesa en realidad es el precio, independientemente de la compañía que le asegure. Actualmente, Línea Directa Aseguradora tiene un producto de auto muy bueno y completo a un precio asequible.

Pero los hay que han tenido malas experiencias pasadas con este tipo de compañías que sólo operan por teléfono y correo electrónico. Por ese motivo, prefieren acudir a una oficina física de la compañía, no sólo para contratar el seguro; sino para recibir un asesoramiento adecuado antes de suscribir la póliza, y después de haberlo hecho, cuando se nos presenten los problemas.

¿Qué ocurre cuando pedimos precio de un Todo Riesgo para nuestro vehículo nuevo?

Sí, un todo riesgo para ese vehículo que nos encanta, que nos ha costado, probablemente, un dineral, que nos llevaremos pagando quizás algunos años y que no queremos ni que le dé el viento de la calle.

Hacemos bien al pensar en contratar un seguro a todo riesgo. Primero, porque no sabemos qué puede ocurrirnos, podemos tener un siniestro de culpa, lo que haría que tuviéramos un marrón de narices.

Generalmente, la compra de un vehículo se hace mediante una financiación. Una financiación externa a través de tu propio banco con un crédito personal o préstamo al consumo, o bien se financia a través de las financieras de cada grupo, esto último es algo que viene siendo habitual para aprovecharnos de unos descuentos mayores en el precio de venta del coche.

¿Qué ocurre si tenemos un siniestro con nuestro coche nuevo, ese que estamos pagando con mucho esfuerzo y no hemos contratado un todo riesgo?

Pues que lamentablemente, tendremos que pagar de nuestro bolsillo el importe de la reparación mientras seguimos pagando el préstamo. Parecido puede ocurrirnos si dejamos el coche aparcado en la calle... Siempre vendrá alguien que mientras aparca, nos roce el vehículo.

Y si vamos al supermercado, quizás cuando regresemos al coche encontremos en los laterales de las puertas el impacto de las puertas de otros coches, cuyos dueños no tienen la diligencia de abrirla con el cuidado necesario para no dañar al que está pegado al lado suyo.

No podemos dejar de suponer que si dejamos el coche en la calle; sea porque no dispongamos de garaje, sea porque hemos ido a pasar el día a otra localidad, o sea porque cualquier otro motivo; siempre está la figura del gamberro que le gusta pasar la llave o cualquier objeto contra la chapa del coche para disfrutar haciendo daño.

Quizás lo mejor sea no obsesionarse porque, al fin y al cabo, normalmente compramos un vehículo porque nos hace falta para movernos por la ciudad, para desplazarnos a nuestro lugar de trabajo o para viajar.

No obstante, si eres de esas personas a las que les gusta tener siempre el coche limpio y reluciente, quizás debas esforzarte económicamente para contratar un todo riesgo.

¿Qué entraña el Todo Riesgo sin franquicia?

El todo riesgo sin franquicia supone que podemos pintar cualquier parte de nuestro coche o pintarlo al completo sin que tengamos que desembolsar ni un solo euro. Podremos reparar arañazos, golpes, roces u otros desperfectos hechos por terceros o accidentalmente por nosotros mismos.

Además, debemos de tener en cuenta que si tenemos un siniestro con el coche y nos lo declaran "siniestro total", la indemnización será a valor de nuevo durante los dos primeros años desde su matriculación (esta cuestión debes comprobarla en la póliza que contrates).

A partir del tercer año, las indemnizaciones descienden al valor venal del vehículo, es decir, a lo que valga su matrícula en el momento del siniestro (independientemente de lo cuidado que esté), aunque siempre puedes reparar por tu cuenta, pagar las facturas y reclamarlas al seguro mediante un proceso judicial. Cualquier juzgado te dará la razón y la Cía tendrá que pagar el importe de tus facturas.

Teniendo todo esto como premisas, vamos a ver un producto relativamente nuevo que ha sacado al mercado ASSET IBÉRICA, bajo el nombre de ASEGUROMIFRANCIA.

A groso modo, podríamos deducir tan sólo viendo el nombre, que se trata de un producto que nos cubre la franquicia de un todo riesgo con franquicia. Y así es, pero con matices, muchos matices...

Tengamos en cuenta, por ejemplo, que queremos asegurar un FORD FOCUS que hemos adquirido. Preguntamos precio de un todo riesgo con franquicia de 200 € y un todo riesgo sin franquicia. Los precios que nos han dado pongamos son estos:
  • T. R. Franquicia 200 €: 375 €
Analicemos la oferta. Se trata de un precio interesante. Si pensamos en tener un seguro que nos cubra un accidente de tráfico o un fuerte golpe, ésta es una buena opción, ya que si se produce el accidente, pagamos 200 € y el resto del coste lo asume la compañía
  • T. R. Sin Franquicia: 725 €
Un precio interesante por un todo riesgo sin franquicia. Este producto está pensado para reparar cualquier daño que suframos sin desembolsar ni un euro de más, también cubre el pintado del vehículo.

Si nos hemos decantado por el todo riesgo con franquicia de 200 €, podemos, de manera adicional, contratar el producto de ASSET IBÉRICA llamado ASEGUROMIFRANQUICIA.

El precio del mismo va en función del importe de la franquicia. Si nuestra franquicia es de 200 €, el importe de este producto es de unos 58 €.

¿Qué quiere decir esto?

Pues que contratando el todo riesgo con franquicia de 200 € y el producto ASEGUROMIFRANQUICIA, tendré que pagar 375 + 58 €, lo que hace un total de 433 €, pero, en este caso si tenemos un siniestro amparado por la póliza ASSAR IBÉRICA nos abonará el importe de la franquicia que hayamos tenido que pagar; es decir, los 200 €. Tendríamos un todo riesgo sin franquicia por 433 €.

¿Cuáles son las condiciones de ASSAT IBÉRICA?

La verdad que son muy restrictivas, ya que, en primero lugar el asegurado ha de pagar la franquicia y aportar a la compañía los comprobantes del pago de esa franquicia así como el pago hecho por la compañía que asegura la póliza de circulación.

Dispone de un período de carencia de 30 días desde la contratación de la póliza donde no ofrece cobertura.

Si se trata de un siniestro que genera el pago de varias franquicias, ASSAT IBÉRICA sólo pagará la primera de ellas, por lo que, si estás pensando en este producto para pintar tu coche, no te vale.

Tampoco es válido, según indica la aseguradora, para daños surgidos por un fallo mecánico o repostaje con combustible inadecuado. Por esta regla de tres, si el vehículo tiene una avería en circulación y golpeamos nuestro coche, no nos pagarían la franquicia.

Sólo puede ser contratado por residentes en Espàña y su ámbito de cobertura se circunscribe a los países del espacio económico europeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro